16 ago. 2017

Reseña: Los chicos del calendario




Libro:  1/5 
Autor: Candela Ríos
Editorial: Titania (bajo el sello sombras)
Año de publicación: 2016
Número de páginas: 285
Precio aproximado: 14.00€
Género: Romántica Adulta
Tapa: tapa blanda con solapas

Sinopsis: A Candela Ríos nunca le sucede nada de película. Ella es una chica normal con una vida corriente. O al menos eso cree, hasta que su novio la deja por Instagram con una foto de unas maletas y varios hasthags de muy mal gusto. Ahora la vida de Candela ha cambiado. Candela ha cambiado. Ha descubierto que está harta de pensar que ella es el problema y ha decidido convertirse en la solución. El problema son los hombres. Y Candela tiene una teoría que puede demostrarlo.  Pero Abril, su mejor amiga, la ha grabado mientras explicaba esta teoría, ha compartido el vídeo en redes y se ha vuelto viral. Ahora todo el mundo lo ha visto, en el trabajo, en su familia, en su ciudad, en su país... Y el país entero ha decidido poner a prueba la teoría de Candela. Bueno, el país y Salvador, el dueño de la revista donde trabaja Candela. Candela ya no es una redactora del montón, ahora está al frente de “Los chicos del calendario” y tiene todo un año para encontrar un hombre de verdad. Uno que le demuestre que está equivocada.  Doce meses para conocer doce ciudades distintas y doce vidas distintas.  Candela tiene 365 días para descubrir quién es de verdad y convertirse en protagonista absoluta de su vida. ¿La acompañas? El chico de enero, Salvador, está decidido a enseñarle que para conseguir lo que quiere antes tiene que reconocer lo que de verdad desea. 

Cuando Candela se da cuenta de que su novio no estaba bromeando y que de verdad se ha ido a surfear dando por finalizada su relación mediante una foto en instagram, no se lo puede creer. Sí, Rubén y ella no eran la mejor pareja del mundo, pero estaban bien. O eso creía ella. Así que nada más salir de trabajo se va con su amiga Abril a un bar y empieza a beber sin control, hasta llegar al punto en el que las palabras salen solas por su boca. Suelta un discurso lleno de sentimiento y rencor acusando a todos los tíos de España de no valer la pena, de ser unos niños, tener miedo al compromiso e incluso de ser unos niños de mamá. Y mientras suelta todo esto, Abril coge el teléfono y le graba para, posteriormente, subir ese vídeo a instagram y YouTube. Como era de esperar, se hace viral. Y así es como se entera Salvador Barver, el jefe de la revista donde trabaja Candela. Pocos días después del #instabye y el discurso de Candela, Barver le propone un proyecto: dedicar un año de su vida a Los chicos del calendario, un concurso en el que tendrá que estar cada me con un chico diferente de España y contar su experiencia en la revista para, en diciembre, decir si ha encontrado a algún chico del país que valga la pena. Ella se niega desde el primer momento pero después de que Salvador ponga sobre sus hombros el peso de la mitad de la plantilla de la revista, acaba aceptando. Pero con una condición: Que él se convierta en el chico de enero.

Estuve muchísimo tiempo dudando si leer la saga de Los chicos del calendario o Calendar Girl. Porque tenía claro que al ser tan similares solo podría leer una de las dos sin liarme con las historias y los personajes. Finalmente, y tras darle muchas vueltas, me animé a conocer la historia de Candela.

La novela cuenta con un argumento muy original hasta ahora desconocido en el género romántico. Habíamos tratado las parejas y los tríos, pero nunca una historia en la que la protagonista tuviese que conocer a 12 chicos diferentes a lo largo de un año. Me gustó mucho la idea y estoy deseando ver cómo se desarrolla.
En este primer tomo conocemos al chico de enero, Salvador. Había oído maravillas de este hombre pero la verdad es que a mí no me ha convencido. Tengo que admitir que no me lo he imaginado como un joven de 32 años en ningún momento. Me ha sido totalmente imposible. Para mí era un hombre adulto, hecho y derecho vestido de traje y con canas. Es el director de la revista Gea, lugar de trabajo de la protagonista. Es muy misteriosos, pero no del estilo que crea curiosidad al lector, sino del plan que te saca de tus casillas con sus frases enigmáticas que repite una y otra vez. Es formal, serio, frío y muy profesional. Si os soy sincera lo que más me ha gustado de él ha sido su hermano Pablo. Quiero un libro hablando de este chico
También conocemos a Candela, una chica joven a la que su novio deja por instagram colgando una foto de las maletas en su puerta. Al principio fue una mujer que me encantó: fuerte, decidida, dispuesta a aprovechar ese giro que había dado su vida para cambiar. Pero poco le dura. Al contrario que muchas protagonistas, ella está acostumbrada a dejarse llevar y decide que a partir de ese momento va a tomar las riendas de su vida. Ya os adelanto que no cumple con lo que promete.

La relación que surge entre Salvador, el chico de enero, y Candela no me la he podido creer. Son dos personajes que, pese a ser director de la empresa y empleada, no se han visto nunca. Por este motivo no es creíble que a los dos días (literalmente) estén manteniendo relaciones sexuales y se deje entrever que puede que empiecen a sentir algo el uno por el otro. Lo siento, pero no me ha gustado. Es muy precipitado. Sé de algún lector que incluso llamaría a esto instalove. Tampoco me ha parecido bien que se pasen toda la novela entre cabreos y polvos. Es una relación tóxica en la que sus problemas los solucionan en la cama. Bueno, mejor dicho donde les pille.

Otra cosa que no me ha gustado y que estaréis hartos de leer en mis últimas reseñas es la forma de narrar de la autora. De verdad que no sé si es una nueva moda o que yo no me entero, pero estoy cansada de ver que se abusa de la coma y se huye de los puntos. Parece que pongan los signos de puntuación según se leen en lugar de como se escriben. He visto comas en frases en las que se necesitaba un punto, otras en las que un punto y una coma hubiera sido lo adecuado y otras en las que se deberían haber puesto dos puntos. Pero no, todo eran comas. Y repito que es algo que estoy viendo en muchos más libros de los que esperaba y no entiendo qué pasa.

Es el primer libro de una saga de cinco y, aunque no tendría porqué, sí debo decir que es introductorio. O al menos esa es la sensación que me ha dado. Los primeros capítulos son para situarse y en el resto de la novela no es que ocurran demasiadas cosas.

Si debo destacar algo bueno de la novela es que es muy amena. Se lee en un suspiro. No es tan rápida como otros libros del género pero apenas se hace pesada. Es divertida, cercana y actual. Supongo que esto tiene que ver con la idea de que es la propia Candela la autora del libro y la que nos cuenta a sus seguidores la experiencia de Los chicos del calendario en estas historias a la par que las está viviendo.

Estoy deseando saber cómo se va a desarrollar la historia en el segundo libro ya que conoceremos a los chicos de febrero, marzo y abril, a la vez que Candela no se ha olvidado de Salvador. Espero encontrar en ese libro la fuerza que se ha ido perdiendo en este.


En resumen: Este es el primer tomo de la saga Los chicos del calendario, un libro que prometía mucho y que empezó con mucha fuerza pero que se fue desinflando a cada página que pasaba. Aún así es una novela original, divertida y cercana que creo que puede mejor mucho en los tomos siguientes. No era lo que esperaba, sinceramente.



3 comentarios:

  1. ¡Hola! A mí esta saga me tiene completamente enamorada. Sé que Salvador puede resultar un poco repelente en algunos momentos pero va mejorando a medida que avanza la saga. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, me acabo de comprar el primer libro así que a ver que tal, espero disfrutarlo.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Tengo bastante curiosidad por estos libros así que tal vez les de una oportunidad en un futuro.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas tú? ¿Tenemos los mismo gustos?
Por favor, no hagáis spoilers si no avisáis primero. Es algo que fastidia mucho y que es casi imposible de olvidar.
Tampoco hagáis SPAM si no tiene que ver con el tema de la entrada.