/>

25 nov. 2016

Viernes Random #6 | Especial #ConcursoEntreCuentosNavideños



¡Hola, chicos!

¿Os acordáis de esta sección? Si no es así no me extrañaría. Hace un mes que no subo una entrada los viernes, pero entre unas cosas y otras no he podido. Sin embargo, ya estoy de vuelta con nuevas ideas para hacer un Viernes Random cada dos semanas y volver a la rutina habitual.

En esta ocasión va a ser una entrada muy especial. Para los que no lo sepáis, por tercer año consecutivo estoy organizando un concurso literario navideño, esta vez con la compañía de Sandra. El otro día os hablamos un poco del tema y os comentamos las bases. Os dejo la entrada aquí para que le echéis un vistazo.

Bien, pues como he sido miembro del jurado las dos anteriores convocatorias, he tenido el privilegio de poder leer todos y cada uno de los trabajos que nos mandasteis. Obviamente, no todos podían ser ganadores pero, personalmente, hubo unos cuantos que no tuvieron premio y otros que sí lo tuvieron que a mí me marcaron por un motivo u otro. Así que para que os animéis a participar y para que se despierten vuestras musas personales, os voy a dejar en esta entrada seis de los trabajos que más me gustaron de años anteriores.

No hay distinciones, los relatos y cartas nacionales están mezclados con los internacionales. Veréis que la temática siempre es navideña pero que el género varía bastante. Os vais a encontrar con escritos bastante macabros, otros más tradicionales y hasta hay alguno con un toque de humor.

Todos ellos son originales y os pediría a los participantes de este año que, aunque la originalidad no la valoremos estrictamente este año, os abstengáis de tópicos.


SIMÓN RIVERO PEÑA                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

                                                 Carta Navidad                                                                                                                   
Londres,  20 de diciembre de 1888.                                                                                                                                                                                        
Querido Santa…                                                                                                                                          
                                                        
Hace mucho que no te escribo, y deberás perdonarme. Es que las ocupaciones del día a día me han absorbido y no me han dejado ni siquiera pensar en estas fechas.
No creas que mi espíritu navideño se ha ido. De hecho, podría decir que se ha extendido para todo el año. Este otoño, por ejemplo, hice un par de cosas por allí. Tal vez más de un par. Y sé que mi nombre se habrá repetido por cada uno de los callejones de esta ciudad, hasta el más recóndito de ellos, y debes creerme cuando te digo que lo menos en lo que pienso en que mis obras lleven mi nombre, cuando lo único que importa es en cometerlas, o mejor dicho, realizarlas.
¿Qué te digo, jefe? Discúlpame si no te gusta que te llame así, es que esa palabra me ha quedado en mi mente desde que la última vez que visité Chicago. A muchos les encanta que la diga, aunque admito que a otros no tanto.
Hace unos años te hubiese escrito para pedirte algo, pero ya no estoy interesado en eso. He descubierto que me da mucho más placer dar que recibir. Y si se trata de dar en pedacitos mucho mejor. Pregúntale a Mary Kelly.
Deberías estar orgulloso por mis obras, al menos yo lo estoy. En Londres no se habla más que de eso. Y es que cuando haces las cosas bien, se nota. Ni te imaginas cuantas personas andan por allí imitándome. No me molesta en absoluto, más bien me halaga que mis labores se expandan, y que mi nombre aún siga repitiéndose, aún siglos después.
Sólo espero que tú estés bien. No te preocupes por mí, que yo nunca he dejado de portarme bien. No sé si vuelvas a saber de mí, pero si no, espero que mis huellas hayan quedado lo suficientemente marcadas.                                                                                                                                 
                                                              
Con aprecio,
Jack.
                                                                                                                                                                                                                    P.D.: La prensa y especialmente la policía completan mi nombre con un adjetivo, “El Destripador”, pero tú eres mi amigo, puedes llamarme como quieras.


STIBY                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Carta a Papá Noel

Querido Papa Noel,                                                                                                                                                                                                                         
Sé que no es usual que te escriba, de hecho, suelen ser los demás los que me escriben a mí, por lo que me ha costado un tiempo decidirme a empezar esta carta.
Mi falta de pericia al enfrentarme a un papel en blanco en el que plasmar mi mayor deseo para estas Navidades es abrumadora. Pero tras una vida pasada entre palabras e ideas –aunque siempre hayan sido las que otros ponían ahí para mí y que yo acogía gustoso–, espero ser capaz de expresarme con suficiente claridad como para que comprendas mi deseo.Me siento solo, muy solo. A veces pienso que es culpa mía, que he hecho algo mal. Tal vez decepcioné al último amigo que me prestó atención –hace mucho tiempo– y éste ha convencido a todos de que no merezco la pena.
Tengo miedo, no quiero convertirme en uno de esos tristes olvidados que vagan de biblioteca pública en biblioteca pública sin nadie con quien compartir sus palabras, sus experiencias, sus enseñanzas.Por eso me he decidido a escribir esta carta. Mi deseo es simple: me gustaría que empleases tu magia conmigo, para hacerme caer por fin en las manos apropiadas, y darme la oportunidad de cambiar para bien la vida de alguien, de ser importante, de dejar huella. Ansío sentir de nuevo unas manos jóvenes pasando mis paginas, unos ojos ávidos de aventuras viajando conmigo a través de mis frases. Deseo volver a prender la chispa de la imaginación en alguna joven mente que, dentro de algunos años, pueda recordarme con una sonrisa.Deseo, en definitiva, volver a ser leído, recordado, amado. Es todo lo que te pido.                                                                                                      
Tuyo siempre,                                                                                                                                                                                           
Un libro olvidado.
SANDRA DOLS

                                                   "Bianca" Navidad                                                                                                                                                                                                 Ojos grisáceos, una graciosa nariz respingona, dientes relucientes y su sonrisa amable. La primera vez que la vio descubrió arrugas en las comisuras de los labios, le dio confianza: era una señal de que había reído a lo largo de su vida. No pudo imaginar lo equivocada que estaba, la forma que aquella sonrisa la había engañado…                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
Bianca dejaba por primera vez la capital y llegaba a la ciudad alicantina junto a su madre. ¿Trabajo? ¿Nuevos aires? Cualquier opción era mejor para la chica que admitir qué hacían allí realmente. Para ella su padre no había engañado tan solo a su madre. El día era oscuro y los truenos hacían retumbar toda la ciudad. Iluminaban el nuevo cuarto de Bianca mientras doblaba la ropa. Sería una nochebuena…interesante, sí señor.
-Cariño –La mujer tenía su misma piel pálida. Las ojeras se apreciaban con facilidad-, ¿podrías salir a comprar? Apenas tenemos comida para la cena de esta noche, hay una frutería a una calle de aquí.
Bianca suspiró pero no se negó, su madre ya estaba demasiado cansada para peleas adolescentes. No era el momento de recordarle que no tenían nada que celebrar esa navidad. Se caló la capucha de su chaqueta y se dirigió a su destino.
Las calles estaban prácticamente vacías, las tiendas se disponían a cerrar. La frutería no. Un cartel escarlata coronaba el pequeño comercio: La princesa. Un nombre curioso para un establecimiento como aquel. La joven apartó las telas de la entrada en su paso. Velas decoraban los estantes y aun así el ambiente era frío. No veía a nadie.
-Joven –Bianca se sobresaltó-, ¿puedo ayudarte?
La anciana usaba bastón para evitar caerse, su pelo era completamente blanco y tenía arrugas en cada rincón de su cuerpo. Parecía frágil, y su sonrisa sincera. Surcos alrededor de su boca lo corroboraban.
-¿Es usted la dueña de la tienda? –asintió-. Necesito comprar todo esto.
Le cedió la lista que su madre le había dado y la anciana la recogió con manos temblorosas. Sonrió. Desapareció en el almacén del fondo y al cabo de un rato volvió con sus productos. Con casi todos.
-Faltan las manzanas –dijo Bianca-. ¿No le quedan?
-Claro que sí, mi niña. Pero son demasiado pesadas para estos brazos cansados. ¿Me harías el favor de acompañarme dentro?
Miró el almacén y vaciló. Agitó la cabeza. ¿A qué le temía? No podía negarse a ayudar a aquella mujer. Además, necesitaba las manzanas. Bianca fue primero, la anciana la siguió.
No había luz alguna, tan solo la de los relámpagos del exterior y la de la vela que portaba la dueña del negocio. Su sombra era enorme, ocupaba toda la estancia. Detuvo a la chica con el bastón.
-Es en este cuarto. Ten, sujeta la candela. Con cuidado, no quiero que te quemes ese pelo precioso. Tan negro como las alas de los cuervos…
Empujó la puerta con una fuerza que no aparentaba e hizo pasar a Bianca. Había un mural en la pared, un dibujo de un bosque nevado que ya comenzaba a perder la pintura. Cajas tiradas por el suelo, muebles de aspecto medieval, un enorme espejo hecho pedacitos repartidos por el suelo… Nada de comida. Nada de manzanas.
-Señora… -No estaba tras ella como creía. Era una anciana con huesos destrozados, no podía haber ido muy lejos-, ¿está usted ahí?
Un golpe en la cabeza. Una sensación helada. Un mareo repentino. Una caída al suelo. Bianca pudo ver un rostro joven reflejado en el espejo antes de que se le nublara la vista por completo: ojos grisáceos, los surcos en la comisura de la boca mientras formaba una sonrisa siniestra.
Bianca pudo escuchar una voz ronca antes de que sus oídos dejaran de funcionar.
-He estado mucho tiempo buscándote, jovencita. Veamos quién es ahora la dama más bella del reino



PHOEBE A. WILKES                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            Querido Sr. Claus                                                                                                                                                                                                                                                                   Querido Papá Noel  Santi Clós  Sr. Claus:
Me dirijo a usted (e ignore el hecho de que no le tutee, pues esto es símbolo de mi bien cuidada hipocresía educación) para desearle una MUY FELIZ Navidad y ojo al dato porque he puesto los adjetivos con mayúsculas, lo cual significa que estoy siendo totalmente sincera, que le deseo la mayor de las dichas en estas fiestas tan entrañables, que se lo deseo mucho más incluso que Rudi, su reno constipado (y perdone la intromisión pero debería considerar la posibilidad de regalarle un ibuprofeno, a ver si se le vuelve el color normal a la nariz) o todo su ejército de duendes juntos.
Y no es que yo sea una interesada, ¡por favor! Detesto a todos esos críos idiotas que sólo le escriben una vez al año para pedir regalos. Son unos desconsiderados y unos caprichosos. Aunque claro, son sólo niños y como tales aún están aprendiendo, madurando. Lo que se merecen es un pedazo bien grande de carbón, mierda, pastel reseco de cuatro días de chocolate. Y es que digo yo, lo mejor de esta época no son los objetos sino la comida. Los banquetes para la familia, porque mientras todos estamos reunidos en la mesa, tanto jóvenes como mayores, se respira cierta paz, ya que mientras la gente está masticando los langostinos no hace nada peor, que no sería capaz de explicar con palabras. Es un momento verdaderamente maravilloso.
Ahora pensará, ¿por qué le estoy contando todo esto? Bien, de comida va el asunto. Creo que no me he portado como debería en mi niñez ya que siempre, bajo el árbol, dejaba un vaso de leche y un par de polvorones para que usted pudiera tomar un descanso y probar algún dulce comprado en el Carrefour hecho a mano con muchísimo cariño. Después de darse el pequeño y cutre, todo hay que decirlo, festín, me dejaba un par de regalos, los más baratos que se podrían encontrar en cualquier juguetería, y se marchaba sin despedirse.
De la última vez que hizo eso hace ya diez largos años y he de confesar que yo también tuve algo de culpa, creo que si le hubiera invitado a la cena del día anterior (donde sobraban costillas, marisco y turrón a reventar) habría sido un poco más generoso o un poco menos tacaño a la hora de repartir los juguetes. No importa, lo pasado, pasado está. Por eso le quiero proponer una oferta, ¿qué le parece si el próximo día de Nochebuena se pasa por mi casa y cena con mi familia? Le prometo que se sentirá como en casa con nosotros, que le trataremos como un rey y yo controlaré mis ganas de echarle cianuro a su sidra. Podrá comer todo lo que desee, desde las nécoras que tanto le gustaban a Antón hasta el turrón blando que fue comprado el año pasado y por eso ahora se ha convertido en turrón duro. Lo mejor de lo mejor para usted, incluso le aparcaré yo misma el trineo si hace falta para que usted no se incomode y tampoco venga la grúa a llevárselo.
Todo esto que le ofrezco es mi regalo de Navidad, por así decirlo. A cambio no quiero nada. Me conformo con una bolsa de deportes con un millón de euros en billetes usados su bienquerida presencia. Tanto para este año como para los próximos. Pero si no me da nada a cambio de la mariscada juro que le prenderé fuego a su trineo con usted dentro.
Me despido de usted, con todo mi mal humor cariño:
Phoebe
La asesina literaria
Mierda, si ya sabe quién soy…




SIMÓN RIVERA PEÑA                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           Una bicicleta por Navidad

Carter Mason era un experto en hacerme llorar. Cuando veía la oportunidad de molestarme, lo hacía, y no paraba hasta realmente ver que las lágrimas salían de mis ojos. Y no es que me pegara todo el tiempo (aunque muchas veces lo hacía), sino que siempre decía las palabras correctas para hacerme sentir mal. Carter era mi vecino.
Por eso es que nunca me entusiasmaron las fechas decembrinas. Principalmente por el chico, aunque me cueste admitirlo. Era casi una tradición para él comprarse siempre lo mismo que yo tenía, pero muchísimo más caro. Verás, mi familia era muy pobre (no sé si llamarle familia, cuando realmente a quien me estoy refiriendo es a mi madre) y aunque nunca me faltó mi regalo de Santa, normalmente eran piezas de segunda mano, en bastante mal estado. Como aquel balón de fútbol que estaba todo lleno de parches para tapar los huecos por los que se escapaba el aire. Por supuesto que me emocionaba, y el mismo veinticinco de diciembre me disponía a jugar con él, pero Carter no tardó en aparecer con su lujosísima pelota de cuero y un uniforme entero puesto, con un par de zapatos especializados. Mi sonrisa era lo más sincera posible, pero unos minutos después me encontraba sollozando entre los brazos de mi madre. Ella no decía nada sobre el comportamiento de aquel chico, sólo asentía mientras me escuchaba y me ofrecía sus brazos, aunque en un instante me pareció ver que una lágrima se asomaba por su ojo derecho para volver a esconderse luego. Tal vez sólo eran los efectos de la luz del poste que atravesaban nuestra ventana, y que se reflejaba en su rostro.
Podría contarte varias historias de mis navidades, pero sería como relatar lo mismo una y otra vez: los patines en línea a los que le faltaban las ruedas de adelante (los culpables de esta cicatriz en mi barbilla) y los increíbles patines cromados que trajo Carter no mucho después; el bate astillado de béisbol que perteneció al hijo fallecido de la señora Morgan y que a mi madre tanto le costó negociar a un buen precio, y el kit original completo de guante, pelota y bate, traído directamente de la tienda de souvenirs del estadio de los Yankees. Aún recuerdo su risita socarrona al ver mi cara, y también, que cuando me di la vuelta para beber agua de mi botella, él tomó mi bate y lo partió en dos. Eso no lo olvido y no creo que le haga jamás.
Pero la historia que nos ocupa no es sobre aquellas navidades, sino una un poco más reciente. Una más especial. Fue unos cuantos días antes de nochebuena. Al parecer, a Carter ya le parecía demasiado ordinario el esperar hasta el día de navidad para recibir sus regalos. Así que poco después de la segunda quincena del mes, ya se paseaba por el vecindario con una bicicleta increíble. Era amarilla, y tenía unas líneas negras que le daban un toque especial. Era grande y con unas ruedas gigantescas. Carter llevaba consigo un casco y unas coderas del mismo color. Cuando lo vi, me di cuenta de que no había sentido verdadera envidia hasta ese momento. Recuerdo que apreté los puños hasta tal punto que empezaba a hacerme daño, y sentía algo latiendo en mi cabeza. Mis lágrimas salían a borbotones, y antes de que aquel chico lograra verme, me fui corriendo a mi casa.
Quizás esto no mejoró mucho las cosas, porque igual tuve que seguirlo viendo todos los días. Me miraba y sonreía. Pero no era una sonrisa de complicidad, una sonrisa solidaria o  hasta de lástima. En absoluto. Mi vecino se regocijaba de ver el dolor en mí. Su sonrisa me decía “jamás tendrás algo así”. Y por supuesto que no lo tendría. Ni siquiera comprándola en un negocio de chatarra, mi madre podría haber conseguido una bicicleta a un precio lo suficientemente accesible para su presupuesto. Sin embargo, yo no lo entendía. Yo quería una bicicleta. Quería que ese fuera mi regalo de Santa.
Nunca debí habérselo dicho. Aunque en mi cara jamás me demostró lo que sentía, mi madre no tuvo en cuenta que aquella noche la pasé totalmente en vela oyéndola llorar en silencio. Recuerdo perfectamente haberme quedado viendo el mismo punto en la pared durante toda esa noche, mientras la escuchaba sollozar: el dibujo de un soldadito que había hecho un año antes. Ella no me dio un no, por respuesta. De hecho, me dijo que haría todo lo posible por conseguir la bicicleta, pero reconocí esa mirada al instante y no sólo advertí su resignación, sino también su dolor. En un par segundos supe que no tendría ese obsequio de navidad.
Al día siguiente, Carter me ofreció pasear en su bicicleta un rato si le hacía un favor. Yo accedí inmediatamente, sin pensar. Consistía en buscar un repuesto que él tenía guardado en el cobertizo. Nada difícil, ¿no lo crees? Lo que yo no tuve en cuenta al entrar allí, fue que no había ningún repuesto que buscar. La terrible patada que me propinó el chico en las costillas me dejó tirado en el piso, y aunque grité y le pedí que no cerrara la puerta, la oscuridad se hizo presente y perdí la noción del tiempo y el espacio, mi respiración se hizo más lenta, volví a apretar los puños de nuevo y las lágrimas volvieron a salir de mis ojos. Mis súplicas fueron en vano.
Horas después, y que a mí me parecieron una eternidad, el señor Mason abrió la puerta y me sacó de allí a gritos, diciéndome que dejara en paz a su hijo, y que era una mala influencia para él. Supongo que Carter le habrá dicho algo que hiciera que pensara que yo no estaba en el cobertizo justamente porque él mismo me encerró. Al pasar por la ventana de su casa,  mientras él me daba empujones, vi la bicicleta postrada justo al lado del árbol de navidad. Supongo que los padres le habrán pedido al chico que dejase su regalo allí hasta la mañana del 25. Pero fueron esos instantes en los que vi aquello en la ventana: aquella bicicleta reluciente, grandiosa y ajena, propiedad de un imbécil como Carter, y luego el rostro furioso del señor Mason. Ahí fue que comprendí. ¿Por qué lamentarme tanto por mí, si el del problema no era yo? El problema no era justamente yo.
El veinticuatro por la noche, mi madre y yo cenamos un poco de pavo que ella logró encontrar a buen precio. Estaba algo rancio, pero aún conservaba gran parte de su sabor, y luego nos quedamos un rato hablando de todo un poco, mientras dejábamos que la luz de la luna nos iluminara. No tardamos en irnos a dormir, y unos minutos después, fingí ir a buscar mi linterna en la salita. Ella no opuso resistencia porque sabía lo mucho que le temía a la oscuridad. Pero desvié mi camino hacia la cocina, específicamente hasta el primer gabinete a la izquierda, y luego salí de la casa.
La noche era fría, pero muy iluminada. La luna acompañaba mis pasos hasta la casa de enfrente. Uno, dos, tres escalones hacia arriba, y ya estaba frente a la puerta. Me asomé por la ventana de la izquierda y vi que el recibidor estaba vacío. Ya se habían ido a la cama. Me bastó con abrir sólo un poco la ventana para meter mi cuerpo completamente. Allí estaba, junto al árbol. Pero eso no era lo que estaba buscando, no principalmente. Así que viré hacia mi derecha y subí las escaleras, paso a paso y sin prisas.
Cuando entré a su habitación, pensé que mi corazón se aceleraría como nunca, pero sólo lo hizo levemente, y por muy pocos segundos. Caminé sigilosamente hacia la cama, y cuando estuve lo suficientemente cerca del cuerpo de Carter Mason, alcé el cuchillo y lo hundí de lleno en su garganta, con todas mis fuerzas. No contaba con aquel inmenso chorro de sangré que empapó las sábanas y alcanzó las paredes y el suelo. Por suerte, los pasos que di hacia atrás bastaron para dejar mi ropa inmaculada. ¿Cómo podría explicarle aquello a mi madre?
No tardé en bajar hasta el recibidor de nuevo. Al fin y al cabo, ya había hecho lo que tenía que hacer (y fue más fácil de lo que esperaba), no me interesaba quedarme a ver nada. Admiré el árbol de navidad unos segundos. Nosotros nunca tuvimos uno. Una mueca de desprecio se dibujó en mi rostro mientras veía aquellas luces brillantes, las figuritas y la nieve artificial. Eso no se parecía en nada a mi navidad. Volví a apretar los puños como aquella vez, y mis lágrimas salían sin parar, mientras mi cuerpo temblaba y mi cabeza latía como nunca. Cuando caí en cuenta, ya estaba cruzando la calle con la bicicleta a un lado.
Al llegar, metí la bicicleta por la puerta trasera, y entré a la casa de inmediato. Tal vez mi madre se quedó dormida pronto, como casi siempre, pero era mejor no arriesgarme. Con mucho sigilo, limpié la sangre del cuchillo en el lavaplatos, y lo metí bajo uno de los muebles. Ya mañana me encargaría de esconderlo bien. Al acostarme, me arropé hasta el cuello y abracé a mi madre con fuerza y una enorme sonrisa dibujada en mi cara. Serían unas fechas distintas, de eso estaba seguro. Por primera vez tenía exactamente lo que quería. Ya tenía mi regalo de navidad.
STIBY                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           La primera Navidad                                                                                                                             
Érase una vez un gran mago muy poderoso. Era tan poderoso que le bastaba un chasquido de dedos para hacer aparecer cualquier cosa que necesitase. Joyas, dinero, ricos manjares… Lo tenía todo al alcance de la mano.
Sin embargo, a medida que el gran mago fue creciendo, se dio cuenta por sí mismo de algo que su madre siempre había intentado explicarle: la magia no podía conseguirlo todo.
Por más ropa elegante que transformase para ponerse, por más lujosos anillos que portase en el dedo como símbolo de distinción, la escurridiza Lucy parecía no darse cuenta de su existencia.
Lucy era una bruja de su edad. No era tan poderosa como él, aunque era mucho más popular. Lucy tenía amigas que la acompañaban a todas partes, que le ayudaban cuando lo necesitaba, la aconsejaban cuando hacía falta y, sobre todo, nunca la dejaban sola si ella las quería a su lado.
Un día, lleno de vanidad, se atrevió a abordarla. Pensó que sería difícil que ella no le hubiese visto ya. Había estado merodeando por sus alrededores durante las últimas semanas. Incluso la había saludado un par de veces con la mano cuando le había descubierto observándola. Decidió simplemente acercarse y hablar con ella.
Era el mejor mago en muchos quilómetros a la redonda. Ella no podría resistirse a salir con él si, simplemente, se lo pedía. No se le había ocurrido nada mejor que aquello. Simplemente, sería él mismo.
–Hola. Vengo a salvarte de este aburrimiento –saludó, prepotente, como siempre saludaba a todo el mundo. Ni siquiera dedicó una mirada a sus amigas. Ni hablar de un saludo. No merecían su saliva.
–Hola –contestó ella, extrañada, como si no comprendiese que se estaba dirigiendo a ella–. ¿Quién eres? –susurró, mirando a sus amigas como si pensase que aquello podía ser una broma por su parte. Ellas negaron con la cabeza.
–Soy el amor de tu vida, guapa. No pierdas el tiempo con personas aburridas. Ven conmigo y te enseñaré el verdadero placer de la vida. Gozarás del respeto y la admiración que mereces, sólo por estar a mi lado. Me llamo Claus.
–Oh, eso me parece interesante, pero, ¿tienes algún regalo para mí?
En un mundo de magia, en un mundo en que casi cualquier individuo podía hacer un truco para conseguir la joya que le gustaba o ese vestido precioso que habían anunciado en la televisión, hubo un tiempo en el que reinó aquella tradición. Hacer un regalo a aquellos que te interesaban. No costaba dinero y apenas esfuerzo. Era un simple método de demostrar que, al menos, habías dedicado unos segundos a prepararte para la aventura de una nueva relación. Era una tradición antigua y en casi completo desuso. Al joven mago le sorprendió aquella petición.
–¿Regalo? –preguntó extrañado– ¿Para qué necesitas un regalo? ¿No te vale con mi compañía?
Ella rió un poco, tomándose sus palabras como un pequeño chiste malo.
–Siempre hace falta un regalo, joven Claus –le dijo, y su voz había cambiado levemente mientras recitaba las palabras del viejo cuento para niños–. Un regalo nos muestra la verdadera intención de las personas. Un regalo refleja el verdadero interior de quien nos lo hace. Nos ayuda a conocerle mejor que una larga y aburrida conversación. Si deseas que te acompañe hoy, o cualquier día, deberás hacerme un regalo. Me gusta conocer a la gente con la que trato. No me gusta desperdiciar mi tiempo con quien no sabe apreciar su valor.
Y diciendo aquello, la joven se alejó, rodeada por sus amigas, que la cubrían como temiendo que el joven a quien acababa de rechazar pudiese tener una reacción agresiva.
Durante días, el joven Claus estuvo pensando en qué regalo podría hacer. Sopesó muchas ideas, pero ninguna fue lo suficiente buena, a su parecer, para lograr seducirla.
El día 24 de Diciembre se presentó por fin frente a Lucy. Ella le miró con una sonrisa de niña emocionada.
–¿Ya tienes mi regalo?
–Sí –dijo él. Y sacó un lazo rojo de su bolsillo, poniéndoselo después atado a la cabeza–. Yo seré tu regalo, ya que no he podido encontrar nada mejor en el mundo.
Ella le miró extrañada. Después se echó a reír. Claus pudo encontrar en aquella risa, restos de desdén y burla. Contuvo la respiración para no soltar alguna impertinencia.
–Mi regalo es muy parecido. Creo que te gustará –dijo la joven y guapa Lucy. Y sacó un pequeño paquete envuelto en brillante papel de plata.
Claus lo desenvolvió emocionado. Dentro había un bonito espejo de mano.
–¿Un espejo? –preguntó, extrañado.
–Sí –dijo ella–. En él podrás ver siempre que quieras, a la persona que sea más importante para ti.
Claus miró el espejo, emocionado. Pero sólo encontró su rostro.
Cuando volvió a alzar la vista, Lucy había desaparecido.
Desde aquél día, Claus no volvió a verla. Todos los días bajaba a aquella parte del parque, para ver si la encontraba. Pero ella nunca aparecía.
El joven Claus se empezó a encerrar cada vez más en sí mismo. No hablaba con nadie. Apenas salía de casa. Creció solo y triste. Y todos los días 24 de Diciembre, durante los siguientes ochenta años que duró su vida, preparó miles de regalos para ella, con la esperanza de encontrar el adecuado, el que la hiciese volver. Pero ella nunca volvió, y Claus tiraba los regalos, de mal humor, al enorme cubo de basura que había frente a su casa. Era un cubo de basura mágico. Un cubo infinito que desembocaba en miles de chimeneas de pequeños, diminutos, insignificantes seres humanos. Seres sin magia, seres normales, aburridos. Tristes.
Seres que supieron apreciar todos los regalos que Claus desterraba del mundo mágico, mejor de lo que Lucy o él mismo, podrían haberlos apreciado jamás.



Y estos son algunos de los trabajos que nos mandaron los participantes en el concurso literario navideño de 2014 y de 2015. Este año además de carta y relato hemos añadido la categoría poema, por lo que tenéis más opciones a la hora de escribir. Espero que os venga la inspiración y que os animéis a participar en el Concurso entre cuentos navideños.





¡Hasta el domingo!


2 comentarios:

  1. Me han gustado muchísimo los relatos y las cartas. Sobre todo me ha gustado mucho la carta de Jack y la carta irónica llena de tachones jajaja. Me he reído leyéndola.

    Gracias por compartir los relatos y cartas que más te gustaron el año pasado y gracias por compartir también tanto mi carta como mi relato. Me siento muy honrada de que te gustase tanto, en serio.


    Muchas gracias:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por participar y por presentar unos trabajos tan originales!
      Ya sabía yo que esos dos te iban a gustar, sobre todo el de Jack jajajaja. Si es que te conozco muy bien.

      ¡Estoy deseando leer tu relato, carta o poema!

      Un beso:)

      Eliminar

¿Qué opinas tú? ¿Tenemos los mismo gustos?
Por favor, no hagáis spoilers si no avisáis primero. Es algo que fastidia mucho y que es casi imposible de olvidar.
Tampoco hagáis SPAM si no tiene que ver con el tema de la entrada.